De atléticos a indios y colchoneros, pasando por atletistas

"Y usted, no pise ese Escudo..."
Luis, presidente de honor

sábado, 26 de julio de 2008

Lamarca

¡Cómo mola!. Menudo canto al progreso y a la imagen de niño bien. Ponga una marca en su vida, y el cuerpo serrano que llevamos de cáscara, será la envidia de propios y extraños. Hasta los feos, se pueden sentir clarks gables del siglo XXI con una marca de ley en su atuendo. ¡Ay si se pudiera reconvertir ese vetusto Escudo escotado en la silueta de un cocodrilo de apellido gabacho!. O un tipo jugando al polo... ¡A la rica marca, señores...!, vocea el inmobiliario metido a furgolero en medio del mercado, con los brazos en jarra. Y el personal adyacente se arremolina a su alrededor, contemplando en un estado de nirvana aquél producto mitad marketin, mitad índice nikkei, que hace algún tiempo se llevaba en el pechito izquierdo. Pero por dentro, y sin bordado.

¿Alguno se acuerda de las Tao?. ¿La Perdiz?. ¿De las Tórtola, quizás...?. No, no te descerrejaban un tiro en el pie si salías con ellas calzao en épocas de la media veda. También eran marcas. Tan humildes, tan locales, que acababan por dar vergüenza. Cuando comprobabas que aquellos forros no valían un céntimo. En los pupitres de al lao, las nenas empezaban a poner los ojos sobre aquél compañero de clase que se agenciaba unas “yon smit”, y un polito “palabra de honor”, de los del ramo de tres hojas, y que abajo no rezaba “adaidas”. “Joder, mamá, aunque sea pa reyes...”. El logo megachupi, recién importado de la costa oeste de los USA (marcas), se comía por momentos las auras pueblerinas de aquellos que tiraban aún de pantacas de pana, niquis mitá tonys, mitá los relámpagos y playeras con denominación de origen aviar. Eso de ponerse al día en el atuendo, había que resolverlo con carácter de urgencia. Suponía el siguiente paso al sindicalismo ganado en las barricadas del cuarto de estar, por la abolición de las rodilleras, las coderas y los pantalones de campana. En cuestiones internas, caseras, más cerradas al mundo exterior, la revolución de la marca podía esperar. Como esa telefunken en blanco y negro o aquél cassette en mono-mono que parecía tener grabado sobre la piel “el limonero” y “quince años tiene mi amor”.

Ahora, la Ciencia ha dado un paso más. Una vez descubierta la teoría de la evolución, las marcas ya no se estilan en las zapas o en las chupas. El que reivindique esa sandez, es un trasnochado con ramalazos de matusalem. Ahora, lamarca se ha reinventado hasta abarcar mercados enteros. Sumas de corazones. Miles y miles de latidos únicos, y a la vez agrupados. ¡Tres hurras por los que estudiaron en el Santamarca!.¡Demos loas a San Marketin!. Pues de su privilegiado cerebro, brotó la idea de convertir a los clubes en marcas. Acojonante. Churras que son merinas. Tocinos que se hacen velocidá. Panes que son peces. Y todo Cristo tan contento. Pues ya podrán por fin usar su asociación deportiva favorita con total modernidad. Hacer que luzca el escudito por fuera de su pecho, en lugar de por dentro. Y, si va de puto culo y a la quiebra, cambiarse a otra marca más chachi. Como el que se cambia de chándal. O de banco. La vida de cliente, es mucho más cómoda que la de aficionado. ¡Dónde va a parar...!

Aunque, según me dijo aquél viejo atlético, para marca, la que te hacía Griffa. Le pregunten al mismo Gárate en aquellos entrenamientos nostálgicos de no se sabe qué. O Arteche. Pa quien el sufijo “baüer” era una medalla a los cardenales que dejaba por esos campos de Dios. Joder, eso si que eran marcas.

Ahí está. Marcando paquete.

Ya que no hay pelotas pa marcar territorio.

S I E M P R E A T L E T I.-

5 comentarios:

apache64 dijo...

Nunca considerare al Atleti como una marca, aunque asi no lo quieren vender.Para mi el que la marca, es el que mete la pelotita entre los tres palos, eso es la marca, de Futre, de Garate ;de Torres, de Forlan, nuestra marca-gol.
Que se venda mas o menos me da igual, el dinero nunca repercutira en hacer un club mas fuerte, sino en su marca, quiero decir los bolsillos de los delincuentes.
Que se metan sus marcas por donde les quepan.
FORZA LAS PERDIZ Y LAS TORTOLA
ATLETI UN SENTIMIENTO, UNA PASION, NUNCA UNA MARCA.
Saludos y abrazos para todos vosotros.

Billie dijo...

Me ha encantado. Un peazo' de post, sí señor. Enhorabuena. A todo esto, ¿alguien tiene las cifras de merchandaisin' del Atleti fuera de la Comunidad Autónoma de Madriz? porque me juego los huevos a que fuera de Madriz, sin salir de España, vendemos menos chamarras que el Milan o el Manchester. ¿A qué sí? Pues ya ni te cuento lo que debemos no-vender por el mundo. Saludos.

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO dijo...

Esto de la marca es un cuento chino para engañar a los socios bobos. La marca de un club es ganar, ganar y ganar. Un abrazo.

cochise dijo...

Se va perdiendo aceite a espuertas. Muy pocos niños quieren sera ya de lamarca. Hallan más placer en otros pagos...
De cualquier modo, rula por ahí una frase que es toda una declaración de intenciones. Reza algo así como "cualquiera que sean los resultados deportivos que se produzcan, no nos alejaran de nuestros objetivos".
Todo un misterio, capaz de superar al de la fórmula de la coca-cola.

Saludos.

arturo dijo...

MARCA ,MARACA,la que nos van a dejar en el alma y en las arcas del CLUB(PUTAS sad`s)...tiempo al tiempo...
Volveremos con la dignidad que dan las tao,las tortolas o la perdiz,yo era de Zemog,que leído al revés es GOMEZ,marca instalada en Toledo allá por mediados de los 80,hacían unas botas de basket que te cagas,jajajaja

Saludos a tod@s ,los que pasáis por aquí y abrazos paaaa ti LOBO...