De atléticos a indios y colchoneros, pasando por atletistas

"Y usted, no pise ese Escudo..."
Luis, presidente de honor

martes, 15 de julio de 2008

Un mundo. Muchas naciones.


Sí, un planeta. El planeta Fútbol. Sobre el que conviven, con odios o afinidades históricas, millares de naciones de todos los tamaños. Las naciones Clubes. Gajos de maneras de ser y de vivir.

Un mundo con sus potencias, sus características, sus colores, sus banderas, sus himnos, sus historias... Y sus masas sociales, sustento, forma y vida de todos y cada uno de los nombres. Con sus museos, sus trofeos “de guerra”, sus templos, sus ciudades (deportivas)... Con la mochila repleta de ilusiones, sentimientos, vivencias y esperanzas. Con o sin DNIs; pues pertenecen a unos colores tan arraigados, que solo la declaración de intenciones les hace seguidores de facto.

En estos mundos, los trasvases, los cambios de acera, son tan tabús como raros. ¿Quién es capaz de renunciar o despreciar sus raíces?. Allí están. Ya vengan plagas, riadas o los jinetes de la Apocalipsis. Su primer juguete, estará impregnado del mismo aroma que su último bastón. Son lo que son, hasta el resto de sus días. Siempre con la misma chaqueta al hombro. Sin importarles si el %tae está más barato en el otro banco, o si en aquél taller pagan las horas al doble. Sin tener siquiera en cuenta que la nación de al lado dominó medio mundo. Ellos, hallan placer y fruición en aquella defensa de tal temporada. O aquél escarceo de la otra. Incluso, el paseo militar de aquél más o menos lejano y bendito año. Lo suyo, es lo mejor, y lo defienden a muerte. Siempre y cuando a muerte, no sea en ningún caso literal. Unos, lo llaman patriotas. Otros, seguidores. Algunos, hinchas...

Hubo un tiempo, en que escogieron a sus jefes. A sus presidentes. Por el método de la antigua Grecia: la democracia. Con la extraña fórmula de un DNI, un voto. Durante muchos años. Desde sus fundaciones, allá por la guerra de Cuba, en algunos casos. Miles de naciones de las llamadas demócratas, con su derecho a acertar o equivocarse en sus rectores. Hombres (y esperemos que mujeres) de paso, que habrían de apretar los glúteos, que diría un fino, por seguir acaparando la confianza del respetable. Hombres que parecían, al menos de fachada, amar al país. Al club.

Hasta la edad de los dictadores. Donde se dio coto y permiso de caza a los señores feudales de chalets y colección de bugas a tamaño real. Y se les entregaron a los pueblos. Enteritos y numerados. Pendones, castillos, haciendas, escribanías y hasta vasallos. Bajo la promesa de crear imperios donde no habría de ponerse el sol. Ríos navegables. Invasiones y devastaciones sobre terrenos enemigos. Santos griales hasta que salieran por las orejas. Elixires de vida eterna....

Y hete que el pueblo, creyó. Como cree al buhonero, o al charlatán de feria. Pues los escribas de villa, corte y egalité, así levantaron acta. “Entréguense a sus brazos, que sin ellos, están abocados a la negrura más absoluta”. Más que los árbitros, si me apuran.

Y así, queridos y apreciados plebeyos, es como los reyezuelos ahora gobiernan estos pagos. Hasta punto tal, de hacernos querer pasar por empresas. A nosotros. Los surgidos por el corazón. Propio. O de los padres. O de los abuelos. O de los tíos... A los que no cobramos, sino que pagamos. Gustosos. Ya no hay voz ni voto. Ni usted, que pincha esa modalidad de pago por visión. Ni usted, que compra a precio de oro la última moda de camiseta. El balón re-chachi. El chándal-riñón de la temporada en activo. A usted, que hace malabares pa seguir costeando el abono. E intentar meter a su hijo a la próxima. A usted, que se desplaza cientos de leguas con una entrada en el alero. A la suma de todos y cada uno que, aglomerados en la hermosa palabra “afición”, constituimos la gasolina del motor. Los pistones. Hasta el árbol de levas. Qué coño, todo el coche menos la chapa y la pintura.

Sí, a usted, ¿por qué le tienen que convencer de que esto es una empresa?. ¿Por qué razón no puede votar en su propio país?. ¿Quiénes son los extraños y prescindibles aquí?.

Meditelo, y conteste para sus adentros.

Y si coincide con otros, que piensan que el mundo, incluido el deportivo, no necesita dueños, sino gestores (electos), súmese.

Igual, hasta nos equivocamos. Pero solo será por 4 años a lo sumo. Como en las otras naciones.

S I E M P R E A T L E T I.-

12 comentarios:

sagradotemplo dijo...

Me alegra que hayas decidido reunir todos tus escritos en un blog.

De los dictadores del futbol, ya iran cayendo poco a poco, que a cada cerdo le llega su San MartinSA.

No vemos por el Sagrado.
Salud y suerte con el blog.

cochise dijo...

Encantao que seas el primero en escribir por aquí, Sagradotemplo. La Osera es del estandar pa 14, pero creo que estaremos cómodos. Aunque huela un poco a Oso...

Un saludo, y a por los dictadores del Fútbol.

TETDAY dijo...

Aquí estoy como acordamos

o más bien cómo acordé mientras no estabas;)


Gracias por la invitación,un honor,como ya te expresé.

De hecho soy tu fan numero uno

y es que en esto del sentimiento

no hay nadie que lo remiende mejor que vos.


Sin peloteos que valgan.



Yes,...oh yeah,maneras de vivir que se atropellan unas con otras

cómo Babel en sus mejores tiempos de incomprensión.

Andamos todos desinflados de dar tanta patada a ese jodío balón

que nos han colado injustamente y a traición.

Sigo de pelea con el mundo

Sigo peleada con dios.


Amigo mio...ni luchando se obtiene recompensa

o al menos algunas personas jamás la obtuvimos.


Malditas S.A.D

¿Quién sería el fulano que las inventó?

y lo que es peor,maldita la ley que las protege.




Buen tenderete,Indio,acorde con tu personalidad.


Un besazo descomunal,de otra hipertensa.

cochise dijo...

Vaya, todo un honor, Tetday.
Hay caminos que nunca encuentran cima. Seguro que estará por ahí, entre el corolario apache... O como diría aquél poeta, se hace camino al andar.

Un alegrón, que también por aquí pueda oler a Osa...

Otro besazo.

Billie dijo...

Las SAD fueron el final del fútbol y a nosotros nos hicieron especial daño por caer en laas manos de la peor de las alimañas pero no olvides que también el difunto ganó unas elecciones y quien sabe si su hijo no las seguiría ganando aún. Saludos desde Pobre Atleti y muchos ánimos en tu singladura blogera.

cochise dijo...

Hola, billie. Gusta tenerte por aquí. Sí, Gil ganó elecciones también en Marbella, y ahora... La intención es crear caldo de cultivo para que hipotéticamente no las ganara el vástago. Y la información y difusión, quizás sean las únicas armas que queden al otro lao de la trinchera.

Paso a actualizarte en enlaces. Un saludo, y gracias por esos deseos.

arturo (atletisoy) dijo...

...que tu escribanía ,no deje de darnos el "pan",el pan de la cordura Atletica...

Atletica y mundial casi...

ABRAZAZOS DE OSO,controlare las fuerzas,jejejeje...

david dijo...

Ya sé donde voy a pasar largos ratos ...Gracias cochise por regalarnos este blog. LUCHAR HASTA VENCER!!!

cochise dijo...

Bienvenido a La Osera, david. El oso suele ser zángano y pacífico... Pero, hostias cuando se rebota... Lucha hasta que vence.

Un saludo.

gabilyn dijo...

Hola de nuevo... El oso lleva un lazo negro??

cochise dijo...

Negro como la pena. Espero que algún día, cando el Club vuelva a sus aficionados, pueda quitarselo. Y confío en no dejarle la tera a mis nietos.

cochise dijo...

"cando": debiera de ser "cuando"
"tera": debiera de ser "tarea"

En algún momento se debiera de hacer un diccionario con estos gambazos de texto...