De atléticos a indios y colchoneros, pasando por atletistas

"Y usted, no pise ese Escudo..."
Luis, presidente de honor

miércoles, 25 de febrero de 2009

Cortita y al pie

Va un tocho de cojones. Hace falta estómago pa apretarse lo que dijeron las “líneas editoriales” por la primavera/verano del 2004, cuando la sentencia dictada a raíz del “caso Atlético”, se hizo pública. Ahora, algunos de estos desinformadotes y tergiversadores, al estilo del SANCIONADO urdaci, cacarean que es la afición a la que ENGAÑARON, la que debe tirar del carro. Tiene cojones que los mismos que se ocuparon de presentar ante el público que las cámaras de gas eran granjas-escuela y los gulags, guarderías sin fronteras; vengan a dárselas de listos ante la misma afición que estafaron y escamotearon la información. Amén de las tapaderas sobre el delito de apropiación indebida del Club (robo, en castellano), hay otras declaraciones que, en perspectiva, resultan acojonantes. Pasen y vean.

A (muy) grandes rasgos, esto es lo que dijo el Tribunal Supremo:
...De esta manera Jesús Gil llegaba a ser propietario del 95% de las acciones, sin haber hecho él o Enrique Cerezo la aportación efectiva de 1.300.000.000 ptas. por un lado y de 650.255.200 ptas. por otro, correspondientes a tal desembolso...
pág.11

...El 30 de junio de 1992 Enrique Cerezo depositó 650.255.200 ptas., procedentes del anticipo del préstamo, en la cuenta 465085-001 antes mencionada.- Como esos ingresos no tenían otra finalidad que aparentar el desembolso, para inmediatamente ser reintegrados, el 30 de Junio de 1992 Jesús Gil dirigió una carta al Banco de Vitoria, expresando que, habiéndose procedido en aquella fecha a firmar escritura de la cesión de la totalidad de los derechos de transferencia de los jugadores profesionales de la plantilla del Club, rogaba, en su calidad de presidente de la Sociedad Anónima Deportiva, se sirviesen transferir a la cuenta corriente abierta a nombre de Jesús Gil en la sucursal la cantidad de
1.300.000.000 ptas.
pág.10

El motivo debe ser desestimado.
b) Sobre la obligación de Jesús Gil de devolver al Club las 236.056 acciones --motivo quinto--. Al quedar prescrito el delito, desaparece la responsabilidad civil ex delicto, sin perjuicio de lo que pudiera acordarse en vía civil, en su caso, por el propio Club quien pudiera o bien amortizar las acciones toda vez que no están desembolsadas o exigir su efectivo desembolso y sin perjuicio de las medidas que pudieran tomarse de apreciarse un incumplimiento de la Ley 10/90 de 15 de Octubre, del Deporte y del Reglamento que la desarrolla.
El motivo debe ser desestimado.
c) En relación a la falta de apropiación y a la inexistencia de ánimo de
lucro --motivo sexto, séptimo y octavo-- nos remitirnos a lo dicho anteriormente. Hubo delito de apropiación, cuestión diferente es que esté prescrito el delito.
pág.30




Y esto otro, el trato/interpretación que le dieron los medios de “información” (consultar las hemerotecas, a veces resulta vomitivo):
AS
La Audiencia devuelve las acciones a Gil y Cerezo
Se mantiene al interventor judicial hasta la resolución del Supremo
M. Esteban 12/02/2004
La Sala Primera de la Sección Penal de la Audiencia Nacional dictaba ayer un auto por el que se ordenaba el levantamiento del embargo que pesaba sobre las acciones de Jesús Gil y Enrique Cerezo (el 95 % del Atlético) de manera inmediata.
Esta sentencia es consecuencia de la petición que hicieron tanto Jesús Gil como Enrique Cerezo cuando la Audiencia Nacional les obligó a desembolsar 13 millones de euros el año pasado para dar el visto bueno a la ampliación de capital que se hizo, destinada a los accionistas. En el mismo momento que desembolsaron esta cifra, la que supuestamente no habían aportado el año 1992 cuando se hizo la transformación en Sociedad Anónima.
Incluso se podría dar la circunstancia de que si el Tribunal Supremo fallara a favor de Gil y Cerezo en el recurso que han presentado contra el fallo de la sentencia, el Atlético les tendría que devolver esta cantidad de 13 millones de euros. Lo que sucede es que los dos directivos destinaron la misma a la compra de acciones en la ampliación de capital y ya han señalado que nunca iban a reclamar a la entidad este montante. Lo que no ha desaparecido es la figura del interventor judicial, que sigue siendo la persona encargada de fiscalizar, controlar y dar el visto bueno a todos los gastos que se producen en el club. Se espera que los problemas judiciales se vayan olvidando y tanto en el apartado deportivo y económico haya estabilidad.
Cerezo: “Vuelven a sus dueños”
"Las acciones vuelven a sus verdaderos dueños. Estamos muy contentos con esta decisión, porque nos permitirá al club regresar a la situación de hace cuatro años. Cuando una persona se siente inocente, que te embarguen unas acciones no supone ningún problema. Ahora lo importante es que el club salga beneficiado y podemos dedicarnos a buscar lo mejor en el terreno deportivo”.
Gil Marín: “Clarifica el futuro”
Por encima de todo, esta decisión va a contribuir a la estabilidad del club, y esto va a disipar muchos temores sobre el futuro. El día a día del club no va a cambiar mucho y no me molesta que siga el interventor, ya que su presencia nos aporta una garantía de corrección y transparencia en todo lo que hacemos en el día a día y que es fundamental para seguir creciendo”.


La intervención del juez cambió el club
Los problemas jurídicos marcaron sus últimos años en la presidencia
I. Díaz- Guerra 15/05/2004

Sería imposible recordar a Jesús Gil sin hablar de problemas jurídicos. Su apabullante personalidad y su salto a la escena política acabaron por convertirle en un habitual de los banquillos y, hasta en tres ocasiones, residente temporal en la cárcel. El Atlético nunca logró mantenerse al margen de esas turbulencias, que tuvieron como momento más doloroso la administración judicial que comenzó el 22 de diciembre de 1999 sumiéndole en una inestabilidad que concluyó con el descenso y de la que aún está intentando recuperarse.
Aunque su primera experiencia carcelaria se remonta a 1969 debido a una imprudencia temeraria como constructor, sus primeros doce años en el Atlético resultaron tranquilos en el aspecto jurídico. El primer juicio que salpicó al club rojiblanco fue el llamado Caso camisetas, relativo al supuesto desvío de 450 millones de pesetas del Ayuntamiento de Marbella al Atlético. Gil ingresó en la prisión malagueña de Alhaurín de la Torres y fue condenado a 28 años de inhabilitación por este asunto.
Sin embargo, su peor mes fue abril de 2002, cuando se confirmó dicha condena, le embargaron sus bienes y acciones del club por el Caso Atlético (sobre las irregularidades cometidas en las transformación del club en sociedad anónima), tuvo que abandonar la alcaldía de Marbella e ingresó ocho días en la prisión de Alcalá-Meco debido al Caso saqueo. Finalmente, el 14 de febrero de 2003 la Audiencia Nacional le condenó a tres años y medio de prisión y a restituir sus acciones del club, sentencia aún pendiente de la decisión del Supremo. Pero, aunque sorprendente, Gil logró tomarse sus estancias en la cárcel con un sentido del humor excepcional, convertir a personajes como El Escorpión en tiernos corderitos y recordarnos que se trataba de, en lo bueno y en lo malo, un tipo especial.


El Supremo da la razón a la familia Gil
En la sentencia, que se conocerá en julio y que ayer adelantó ‘El Larguero’, se considera que la acusación de apropiación indebida del club estaba prescrita
Manuel Esteban 04/06/2004

El Tribunal Supremo anula la sentencia del caso de la transformación del Atlético según anunció anoche el programa El Larguero de la Cadena SER. El alto tribunal ha aceptado los argumentos de la defensa del fallecido Jesús Gil y considera que los delitos de los que le acusaba la Fiscalía Anticorrupción habían prescrito, que eran la tesis que defendió su abogado Horacio Oliva. La sentencia se dará a conocer públicamente en los primeros día del mes de julio.
La resolución anula una parte de la sentencia de la Audiencia Nacional al considerar que dos autos de aclaración que dictó la sección primera de la Audiencia Nacional días después de hacer público el fallo de sus deliberaciones, son prácticamente como “otra sentencia” y no están en absoluto fundamentados.
Por tanto, según fuentes del propio Tribunal, estas dos resoluciones adoptadas a posteriori deben ser anuladas porque no se pueden dictar tres sentencias como si fuera una y más cuando de lo que se trataba era de una aclaración que justificaba un olvido imperdonable de la sala que juzgó a Jesús Gil, su hijo Miguel Ángel y Enrique Cerezo.
En la sentencia, los magistrados no dijeron nada sobre si el delito de apropiación indebida había prescrito y tuvo que ser días después cuando dictaron su aclaración. El Tribunal Supremo anula esta aclaración y en consecuencia, acepta que el delito ha prescrito porque han pasado más de cinco años desde que se cometió, supuestamente, hasta que la fiscalía presentó la querella.
En el segundo auto de aclaración fue la Fiscalía Anticorrupción quien tuvo que recordar a la sala que aunque habían condenado a Jesús Gil a devolver las acciones, no se percataron que la dueña de esas acciones era “Inmobiliaria Alhambra” y no la habían condenado en sentencia.
De esta manera el Tribunal anula los autos de aclaración y acepta que la persecución del delito de apropiación indebida se hizo fuera de los plazos legales y no es válido. Por lo tanto, al no existir el delito, la responsabilidad civil también desaparecería con lo que la familia Gil podría no tener que devolver los 1.900 millones de pesetas a los que les condenaron por apropiación indebida.
Miguel Ángel Gil será el dueño del club
Con la sentencia del Tribunal Supremo aceptando las tesis que presentó la familia Gil por la sentencia del caso Atlético, Miguel Ángel Gil, que tuvo como abogado defensor a Pablo Jiménez de Parga, pasará a ser el accionista mayoritario de la entidad. La inmobiliaria Alhambra que tiene más del 90 de las acciones que Jesús Gil tenía del Atlético, tenía como presidente a su mujer Mari Ángeles, que cederá estos derechos en favor de su hijo. De esta manera ya podrá afrontar la renovación de la entidad y sobre todo conseguirá que le quiten la intervención judicial y que todos sus actos no tengan que estar fiscalidad. Cinco años con un duro control.




El Supremo le devuelve el club a los Gil y a Cerezo
El Atlético vuelve a la normalidad institucional
Agencias 09/07/2004
La Sala Segunda del Tribunal Supremo ha absuelto al fallecido Jesús Gil y al actual presidente Enrique Cerezo al estimar que ha prescrito el delito de apropiación indebida de fondos del club, por el que la Audiencia Nacional les condenó a dos y un año de cárcel, respectivamente.
Además, deja sin efecto la obligación de devolución del club de las 236.056 acciones que poseían y mantiene, sin embargo, la condena de un año y seis meses de cárcel (que no deberá cumplir) a Miguel Ángel Gil Marín por delito de estafa por simulación de contrato. Igualmente se señala que Gil Marín y los herederos de Jesús Gil deben devolver al club 2.700 millones de pesetas para reponer la situación contable del Atlético al estado anterior a los contratos ficticios (caso negritos) que constituyen la estafa. Por último el Supremo deja sin efecto la decisión de la Audiencia Nacional de que Gil y su hijo abonen al Atlético el importe del IVA que el club pagó por la cesión de cuatro jugadores y que ascendió a 438 millones de pesetas.
Alegría.
El abogado de la familia Horacio Oliva resaltó su satisfacción por la resolución y sobre el fallo sobre Miguel Ángel Gil indicó: Nadie va a ingresar en prisión porque no hay antecedentes penales y las responsabilidades civiles están cubiertas, por lo que se aplica la suspensión de la condena. El Supremo -en alusión a los devolución de 2.700 millones de pesetas- condena a reponer la situación contable, no a pagar. No se trata de que nadie se haya quedado con dinero de nadie, sino que no se han contabilizado unas determinadas cantidades y para tapar esa no contabilización se hicieron unos contratos que el Supremo, en casación, dice que fueron ficticios. Se hizo justicia con Jesús Gil.
Recuerdo para Jesús Gil
Tanto Enrique Cerezo como Miguel Ángel Gil tuvieron palabras de recuerdo para Jesús Gil en la rueda de prensa que dieron en el Calderón: Seguro que hoy sería un día feliz para él. Siempre dijimos que nadie se puede llevar dinero, porque no había. Espero olvidar la pesadilla que ha sido tener a este equipo totalmente judicializado.


La estabilidad añorada
Manuel Esteban 04/06/2004
Miguel Ángel Gil recibió ayer la noticia que estaba esperando desde hacía cinco años. Pudo conocer gracias al especialista de la SER en Tribunales, Javier Álvarez, que el Supremo les da la razón, que el club va a recuperar su normalidad y no estar judicializados y bajo la atenta mirada del interventor en todos sus actos y que las tesis de su padre han salido valoradas. Ha sido una larga etapa de juicios y miles de problemas, que al final han conseguido solventar sus abogados Horacio Oliva y Pablo Jiménez de Parga.
El gran beneficiado va a ser el Atlético. Primero había créditos solicitados, ampliaciones de capitales y negociaciones con el Ayuntamiento sobre el futuro del Calderón, mediatizadas por la presión de lo que diría el Tribunal Supremo. Miguel Ángel Gil pasará a ser el accionista mayoritario, aunque con las ideas muy claras. Desea abrir el Consejo a los atléticos que quieren ayudar al club, aunque nunca va a perder el poder de decisión. Es el pistoletazo de salida para una entidad que ha estado bajo la lupa de jueces, inspectores de hacienda y la opinión pública en los últimos cinco años. En la comida que el Consejo tuvo el viernes había optimismo sobre el fallo del Supremo y desde ayer ya pueden comenzar a elaborar todos sus proyectos deportivos que es lo más importante y el reto que se ha lanzado la familia Gil. Por fin, el Atlético ya ve la luz al túnel.

Miguel Angel Gil:"Esta decisión va contribuir a estabilidad club"
11/02/2004 - 18:25(GMT)

Madrid, 11 feb (EFE).- Miguel Angel Gil, director general del Atlético de Madrid, se mostró muy satisfecho con la decisión de la Audiencia Nacional de liberar las acciones del club embargadas a la familia Gil y al presidente rojiblanco, Enrique Cerezo, ya que, a su juicio, contribuirá decisivamente a la "estabilidad" del Atlético. "Por encima de todo, esta decisión va a contribuir a la estabilidad del club, porque tener siempre algo "sub iudice" de cara a las instituciones financieras no es bueno, y esto va a disipar muchos temores", señaló Miguel Angel Gil en declaraciones a EFE. Pese a la transcendencia de la resolución, que devuelve a los Gil y Cerezo el control del Atlético, se mostró tranquilo, ya que como el mismo reconoció, tras la resolución judicial que permitió realizar la ampliación de capital, esta decisión era "previsible". "Era lo más razonable que ocurriera después de la resolución del pasado 20 de junio que nos permitió realizar la ampliación de capital, por lo que el día a día del club no cambiará mucho", añadió el consejero delegado del conjunto madrileño. Pese a que la resolución dictada por la Sección de lo Penal de la Audiencia Nacional no se refiere a la continuidad del interventor judicial que actualmente controla las cuenta del club, Miguel Angel Gil no se siente muy molesto por su presencia, es más, en cierto modo se encuentra agusto con la garantía de "transparencia" que su labor dota a todas las acciones del club "Para mi que estoy en contacto diario con la gestión del club, y pese a no ser lo mejor, su presencia nos aporta una garantía de corrección y transparencia en todo lo que hacemos", concluyó Miguel Angel Gil.EFE jv.fc

EL PAIS
El Tribunal Supremo absuelve al fallecido Gil y a Enrique Cerezo
Reduce las condenas por el caso Atlético a un año y medio de cárcel para Miguel Angel Gil Marín y anula la devolución de acciones
AGENCIAS - Madrid - 08/07/2004


El Tribunal Supremo ha absuelto al fallecido Jesús Gil y al actual presidente del Atlético de Madrid, Enrique Cerezo, por el denominado caso Atlético, ha reducido las condenas establecidas por la Audiencia Nacional y ha anulado la obligación de devolución al club de las 236.056 acciones en manos de los imputados.

El Tribunal Supremo ha absuelto al fallecido Jesús Gil y a su sucesor y actual presidente del Atlético de Madrid, Enrique Cerezo, al estimar que ha prescrito el delito de apropiación indebida de fondos del club, por el que la Audiencia Nacional les condenó a dos y un año de cárcel, respectivamente. Además, ha reducido las condenas establecidas por la Audiencia Nacional por el caso Atlético y ha anulado la obligación de devolución al club de las 236.056 acciones en manos de los imputados.
El Tribunal Supremo mantiene la condena de un año y seis meses para el director general del Atlético de Madrid, Miguel Angel Gil Marín por delito de estafa por simulación de contrato. El Alto Tribunal recuerda que, al haber fallecido Jesús Gil, la otra condena impuesta a éste por la Audiencia, de un año y medio de cárcel por el delito de estafa, lógicamente queda extinguida, pero mantiene que tanto su hijo como el resto de sus herederos deberán pagar al Atlético la deuda que tenía Gil y Gil por importe de unos 16,23 millones de euros (2.700 millones de pesetas).
En relación a la prescripción del delito de apropiación indebida, la sentencia argumenta que se produjo el 30 de junio de 1992, cuando Gil y Gil se hizo con la mayoría de las acciones del Atlético, mientras que la querella de la Fiscalía Anticorrupción se presentó el 19 de julio de 1999, por lo que se excedió el plazo de prescripción de cinco años que lleva aparejado ese delito.

AS
“Vender a Torres sería mal negocio”
Enrique Cerezo analizó la actualidad atlética en el Foro Fundación Ferrándiz-AS
I. Díaz-Guerra 25/03/2004

Los tiempos están cambiando en el Atlético y ayer los asistentes al Foro Fundación Ferrándiz-AS pudieron apreciarlo en primera persona con la presencia de Enrique Cerezo, el presidente de la mesura. Él mismo admite, en plan el Señor Lobo de Pulp Fiction, que su función es solucionar problemas: “Llevo 18 años en el club y mi intención siempre ha sido la misma: que todo vaya bien, que no haya líos ni fallos. Yo sé que Jesús Gil es una persona polémica, pero mi objetivo como presidente ha sido recuperar la paz social en el Atlético”.
Y parece lograrlo. Ayer se ganó a un auditorio con más de un infiltrado (estaba hasta Tomás Roncero) y con Ferrándiz al frente. Don Pedro no es del Madrid, es el Madrid y como tal recibió a Cerezo. Con el amor-odio de un enemigo íntimo: “Esta casa, blanca impoluta desde sus cimientos a su cúpula, se honra hoy de añadir virtualmente unas franjas rojas a su bandera, en honor a nuestro huésped, Enrique Cerezo, a quien podríamos calificar de presidente tranquilo de un club cuyas históricas convulsiones telúricas, felizmente superadas, han dado color y sabor al fútbol español y a sus circunstancias. Porque después de la crisis sigue la vida”. Y Cerezo sonrió, recogió el presente que se le ofrecía y se dispuso a sumar tres puntos en casa ajena.
En su ponencia, el presidente explicó, claro y sencillo para que los chavales del colegio Calasancio pudieran entender temas tan farragosos, los convulsos acontecimientos que han marcado la historia reciente del Atlético: “En 1992 acogimos la conversión en sociedades anónimas como la salvación del fútbol, pero no fue así. De hecho, la situación económica actual de los clubes es penosa. Entonces vivíamos una época de gasto descontrolado, se fichaba por fichar, y en el Atlético no era distinto. Tuvimos que comprar el 95% de las acciones entre dos personas y, por si fueran pocos problemas, en el 95 llegó una administración judicial penosa, triste y en la que el club nunca debió estar involucrado”.
Aunque el discurso suena a Gil, Cerezo cambia de tercio y prefiere analizar las consecuencias mejor que cebarse en los causantes: “Se originó una inestabilidad deportiva total. Teníamos una plantilla plagada de figuras: Molina, Gamarra, Ayala, Baraja, Valerón, Kiko, Hasselbaink... Pero muchos empezaron a temer por su futuro y a buscar una salida. Bajamos a Segunda y perdimos unos 7.000 millones de pesetas. Supuso un desprestigio social y deportivo terrible. Pero, en lo que fue una experiencia excepcional, subió el número de abonados y, cuando no logramos ascender, volvieron a aumentar al año siguiente. Fue el punto de inflexión”.
Como en una película americana, el productor Cerezo dejó lo bonito para el final. Pero el Atlético más que una superproducción debe ser un film independiente, porque el desenlace también presenta cierta amargura y un futuro incierto: “En Segunda llegamos a temer por la desaparición del club, pero al final nos dejó cosas positivas. Nuestras campañas de publicidad (Un añito en el infierno; Papá, ¿por qué somos del Atleti?, y Ya estamos aquí) fueron un éxito a nivel mundial, la respuesta de los aficionados no hay palabras para describirla y la situación judicial se normalizó. Ahora el objetivo es sobrevivir y seguir creciendo. Aunque a veces crees que es imposible. Estamos abocados a pasarnos el día buscando créditos para llegar a fin de mes. Por eso nuestro plan estratégico pasa por contener el gasto y, en lo deportivo, por la cantera”. Elemental, querido Watson.
Llegados a este punto, Alfredo Relaño (director de AS y moderador del debate) toma buena nota y da paso a la cantera de periodistas presente en la sala, pero como los chavales no se sueltan (ya lo harán y cómo) toma la palabra el sanedrín de los profesionales. Enrique Gozalo (SER y La Razón) no termina de creerse que alguien haya podido llevar la paz al Atlético post-Gil y Cerezo sale en defensa del otro propietario, el doctor Jekyll de mister Hyde: “Jesús tiene una manera de ser polémica, que a veces ha perjudicado al club y otras muchas le ha beneficiado. Yo he llegado con la filosofía de unir a todo el mundo y normalizar las relaciones con las instituciones y la Prensa. Pero Gil ha intentado, por encima de todo, hacer el bien”.
Sin embargo, el tema da más de sí. Carlos Toro (El Mundo) mete el dedo en la llaga: “¿Es un presidente a la sombra de Gil?”. Y Cerezo (contundente, pero sin prepotencia) saca a relucir sus galones de empresario de éxito: “Jesús es mi amigo, pero yo no tengo por qué depender de nada ni de nadie. Mi situación económica me permite no rendir pleitesía a nadie. Digo lo que quiero decir y hago lo que quiero hacer. Soy independiente”.
Carlos de Torres (EFE) tira de apellido y es el primero en recordar al protagonista en ausencia del acto: Fernando Torres. Como las ofertas son tantas y tan altas, preocupa que el Atlético se despiste y venda a la joya. Cerezo es tajante: “Ni nos planteamos venderle. Te pagan un dineral y luego te gastas al menos la mitad en comprar a otro que no sabes cómo te va a resultar. Vender a Torres sería un mal negocio. Tiene a todo el mundo de su lado, nosotros estamos encantados con él y tiene un buen contrato. Ninguna de las dos partes tiene interés en que se produzca un traspaso”.
Es hablar del Niño y que los de verdad, los del Calasancio, se suelten la melena. Sobre todo ellas. La primera no esconde sus prioridades: “¿Tiene por ahí una firma de Torres?”. No hay suerte. Tras conceder dos preguntas de cortesía, una amiga vuelve a la carga: “¿Fernando tiene novia?”. Y Cerezo nos pone los dientes largos a los pobres mortales: “Me imagino que muchas. Al menos, todas las aficionadas del Atlético”.
Pero, cuando ya han conseguido que el presidente se confíe, los niños sacan los dientes. Nunca se fíen de nadie con demasiada cara de inocente (piensen en Ronaldo). Tanda de temas con miga y Cerezo no se esconde. Manzano: “Lo está haciendo bien y, salvo sorpresa, tiene todas las papeletas para continuar con nosotros”. La Champions: “Yo aposté que lograríamos clasificarnos, pero perdimos 5 o 6 puntos que no debíamos. Aunque es difícil, no he perdido la esperanza todavía”. Movilla: “Me encantaría que jugasen todos nuestros futbolistas, pero son los técnicos los que deciden quién se va y quién se queda”. Kiko: “Se fue porque él quiso y se equivocó. Nadie le echó, Tuvo la nobleza y la valentía de irse perdiendo más de 6 millones de euros”.
No hay quién les pare. Los periodistas parecemos espectadores y no está nada claro que eso sea malo. Otra ráfaga de nombres propios y Cerezo, sorprendentemente, ni suda. Lequi: “Tenemos una opción de compra y espero que se haga efectiva”. La Peineta: “Se ha hablado de que podríamos jugar allí, pero nosotros estamos muy a gusto en el Calderón. El único problema es que la ampliación de la M-30 pudiera afectar a nuestro estadio, pero por ahora no parece”. Florentino: “Es una buena persona y un buen presidente. Lo que le hace falta es suerte, como a todos”. Real Madrid: “¿Envidia? No. Tampoco creo que sus resultados estén siendo para tenerle envidia”.
Y suena la campana. Cerezo ha soportado perfectamente el castigo y todos aplauden. Los chavales (ya los dueños del lugar) se llevan una merecida recompensa cuando les regalan los cuatro tomos de 100 años del Atlético de Madrid, la enciclopedia de AS escrita por Bernardo de Salazar. Durante el aperitivo posterior, Cerezo firma autógrafos sin perder la sonrisa ni la cerveza. Yo, que no frecuento sitios donde el vino no se mezcla con Coca-Cola y me impone la gente con sus iniciales bordadas en la camisa, me rindo a Cerezo. No sé si habrá cambiado el Atlético, pero es bonito creerlo.

AS
Primera Atlético de Madrid
Audiencia paraliza devolución de las acciones a Jesús Gil
La sección primera de la sala de lo penal de la Audiencia Nacional ha decidido ante este requerimiento paralizar la devolución de los títulos a nombre de Gil
EFE 23/02/2004
El Tribunal de Cuentas, que reclama al ex alcalde de Marbella, Jesús Gil y Gil, más de 96 millones de euros en concepto de responsabilidad civil, ha solicitado a la Audiencia Nacional que suspenda el levantamiento del embargo que pesaba sobre las acciones del Atlético de Madrid de las que éste es titular.
Según informaron fuentes jurídicas, la sección primera de la sala de lo penal de la Audiencia Nacional ha decidido ante este requerimiento paralizar la devolución de los títulos a nombre de Gil, acordada el pasado día 11 al estimar que éste había satisfecho la responsabilidad civil exigida al depositar casi 12 millones de euros para proceder a ampliar el capital del club de fútbol.
El Tribunal de Cuentas, sin embargo, no desea que se levante el embargo trabado sobre las acciones hasta que Gil deposite las cantidades exigidas en concepto de responsabilidad civil por su gestión al frente del consistorio marbellí.
Fuentes de la defensa de Gil han mostrado su extrañeza por esta decisión por cuanto que no han recibido ningún requerimiento para depositar cantidad alguna y, además, hay aún dos recursos pendientes de resolver contra los informes del órgano fiscalizador que detectaron irregularidades en la gestión del Ayuntamiento de Marbella.
La decisión de la Audiencia Nacional, en cualquier caso, no afecta a las acciones del Atlético propiedad de su actual presidente, Enrique Cerezo, que también están embargadas y que sí le serán devueltas, ya que no ha tenido relación alguna con el Ayuntamiento de Marbella.

AS
Un presidente sensato
Manuel Esteban 25/03/2004

Es un lujo para los tiempos que corren. Enrique Cerezo es un presidente sensato que conoce la disponibilidad económica del Atlético y con imaginación intenta devolverle el esplendor de tiempos pasados. No reniega de su amistad de 18 años con Jesús Gil, pero proclama su independencia a la hora de tomar decisiones. Junto con Miguel Ángel Gil Marín tienen la papeleta más que complicada de encontrar los euros necesarios para poder luchar con Deportivo y Valencia a los que ahora se supera en abonados, aunque se pierde en la batalla deportiva.
Acorto plazo, el respiro económico lo dará el plan de remodelación de la M-30 que llevará al Atlético a la Peineta, intentando vender el Calderón en el mejor precio posible y buscando en Campamento unos terrenos que permitan construir una Ciudad deportiva que tenga un nuevo estadio. Esta operación puede durar como mínimo cinco años. Luego se intentará la salida a Bolsa, aunque para ello en los próximos balances de la entidad se deben evitar los números rojos.
Pese a todos los agobios, resiste estoicamente las ofertas mareantes que le llegan por Fernando Torres. Hombre de negocios y rey del cine en España, sabe que hay que tener la cabeza fría a la hora de soltar a un ídolo. No es la solución que se busca y por lo tanto su mensaje es claro de que el Niño es intocable. La estabilidad y tranquilidad es la mejor política que ha intentado transmitir durante su año de mandato. Evita las polémicas y su intención es que el Atlético recupere la voz en los órganos de poder. Un tío listo, que quiere jugar la Champions.

El Mundo
SÓLO PROSPERA LA CONDENA POR ESTAFA El Tribunal Supremo absuelve a Gil y a Cerezo AGENCIAS
MADRID.- El Tribunal Supremo (TS) absolvió al fallecido Jesús Gil y a su sucesor y actual presidente del Atlético de Madrid, Enrique Cerezo, al estimar que ha prescrito el delito de apropiación indebida de fondos del club, por el que la Audiencia Nacional les condenó a dos y un año de cárcel, respectivamente.Así lo acuerda la Sala de lo Penal del TS en una sentencia en la que, además, deja sin efecto la obligación de devolución al club de las 236.056 acciones que poseían y mantiene, sin embargo, la condena de un año y seis meses para el director general del Atlético de Madrid, Miguel Angel Gil Marín, hijo del fallecido, por delito de estafa por simulación de contrato.
El TS recuerda que, al haber fallecido Jesús Gil , la otra condena impuesta a éste por la Audiencia Nacional, de un año y medio de cárcel por el delito de estafa, lógicamente queda extinguida, pero mantiene que tanto Miguel Angel Gil como el resto de sus herederos deben devolver al club 2.700 millones de pesetas para reponer la situación contable del Atlético al estado anterior a los contratos ficticios que constituyeron la estafa.
Transformación en sociedad anónima
El origen de este proceso fueron las supuestas irregularidades cometidas durante la transformación del club en sociedad anónima que según la Audiencia Nacional se produjo el 30 de junio de 1992, cuando Gil y Cerezo se hicieron con las mayoría de las acciones del Atlético sin desembolsar su importe, lo que motivó la condena de ambos por el delito de apropiación indebida.
El TS recuerda que la querella por estos hechos fue presentada por la Fiscalía el 19 de julio de 1999, por lo que "es claro que habían transcurrido con creces -casi siete años- el periodo de prescripción de cinco años que lleva aparejado" el delito de apropiación indebida. Al ser absueltos ambos por esa prescripción desaparece también toda la responsabilidad civil que este delito lleva aparejada y por ello "la obligación de devolución al Atlético de Madrid de las 236.056 acciones", ello "sin perjuicio de las acciones civiles que pueda ejercitar el club, pues es lo cierto, que tales acciones no fueron desembolsadas".
Miguel Ángel Gil, condenado por estafa
Respecto al delito de estafa por simulación de contrato, la Audiencia Nacional, que condenó por el mismo al fallecido Jesús Gil y a su hijo, relata se produjo en 1998, cuando el primero y a través de la empresa de su propiedad -Promociones Futbolísticas- vendió al club los derechos de cuatro jugadores nigerianos por 2.700 millones de pesetas (16,23 millones de euros) "siendo el valor de esos derechos casi inexistente" con el objeto de cancelar la deuda que tenía con el Atlético.
"En definitiva, padre e hijo, con manifiesto abuso, perjuicio y deslealtad hacia el club suscribieron en colusión el contrato que aunque formalmente tenía dos partes contratantes, la del club estaba instrumentalizada y como tal supeditada a los fines del otro contratante con lo que (...) al no existir contraprestación, se trató de una simple y pura condonación de una deuda, en perjuicio del acreedor, que es el club", concluye el Supremo.
Por ello el TS mantiene la responsabilidad civil derivada de este delito y la necesidad de reponer la situación contable al estado anterior de la ficción cuando reflejaba una deuda de Jesús Gil con el club de 2.700 millones de pesetas condenando a Miguel Ángel Gil y al resto de herederos de Gil a reponerla.



¿S I E M P R E E S T A F A D O S?

2 comentarios:

Arturo dijo...

...en esas fechas daban una cartilla,paaa hacerte con un bote de vaselina-no futbolistica paal cacas y un rollo de cinta-no de las que rompen cinturas, paaa la boca...

ahora por lo visto hay cartillas paaa conseguir adormidera-paaAficcion de esa mejicana,que dicen que es mas chunga que la de los de oriente,que los de oriente solo venden y compran en ingland,sera por la libra,te acuerdas Lobo,cuando el periódico costaba una libra...y entrar en el Canciller 5 libras...

...Lobo,a estos no lo libra ni D10S...

ODIO-ETERNO-A LOS MEDIOS...

ABRAZAZOS FUERTISIMOS,Lobo,de ellos no te libras...

Pd:venia buscando a los de Matrix y me encuentro con los de La Tapadera...

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO dijo...

Cuando se tira de hemeroteca algunos quedan retratados para siempre. Grande, Cochise.

un abrazo.