De atléticos a indios y colchoneros, pasando por atletistas

"Y usted, no pise ese Escudo..."
Luis, presidente de honor

martes, 7 de octubre de 2008

Alegoría del lobo y el cordero

Érase una vez, en un bosque próximo a un Río, una manada de lobos. Peculiares donde las hubiere, pues su pelaje tenía una franja roja al lado de cada raya albina. Con tonos azules por los cuartos traseros. De toda la vida de Dios, o al menos ochenta años, gustaban de cazar a su bola, establecidos en jerarquías donde el lobo mayor de la manada era elegido en pleno cánido. De allí, gobernaría los designios del clan durante cuatro inviernos y cuatro veranos. Incluso, hubo patriarcas con la decencia de dejar su vara de mando en la piedra sagrada donde se dirimían todos los asuntos, si la conducción de los suyos resultaba nefasta. Solía rodearse de lobos criados a los pechos de las hembras propias de la manada, y se tuvo sus malas cacerías, y un número muy digno de cacerías buenas. Eran, uno de los cabecillas de la Piel de Toro. Las pupas, las hacían ellos. Más que recibían.

Hasta que llegó el Hombre-Promesa. Un tío descomunal, plagado de ríos navegables, cabezas de león en picas sobre las puertas de las casas, gloria eterna y colmillo afilado de aquí a la eternidad. Y prácticamente todos los lobos, por unanimidad unos y dejadez otros, bebieron de su mano y le entregaron cuerpo, alma y memoria. Que manera de aullar a la luna... Ya, no hubo más plenos de cánidos sobre la piedra. Compró los terrenos de caza de la manada por una hoja de roble. Caducada. Prescrita. Se creyó dueño de todas las almas que poblaban aquella otrora auténtica orilla del Río. Echó a patadas a los viejos lobos con memoria y orgullo. Fue transmutando, a través de su saga de Hombre-Promesa & Hijos, el corazón de lobos en aurículas de oveja. Sí eran más, pero en realidad eran menos. Y con unas extrañas lanas que sustituían su pelaje. Unos dientecillos de comer verdura que suplían sus antiguos colmillos recios. Incluso, cuando pretendían gritar a la luna, salía de su interior un balido, en lugar del fiero aullido de antaño.

Los linces, las comadrejas y los hurones, cazaban más y mejor que ellos. Los leones y los leopardos, les ignoraban. Casi les compadecían. Toda la fauna se alegraba de que el lobo ya no cazara en el bosque. De que el Hombre-Promesa guiara los designios de aquella antigua raza orgullosa. Mientras, el lobo transmutado en oveja, miraba a todo su alrededor, y culpaba a las hadas, las meigas, las hayas o las piedras de su infortunio “histórico”. El Hombre-Promesa cortaba sus árboles, vendía su leña, traficaba con las hectáreas de caza y los tenía a pan y agua. Le bastaba hablar del mañana. De los nuevos “lobos” que habrían de integrarse. De las desestabilizaciones. Del pastor que tenía en ciernes...

Y así, pasaron los años. Unos dicen que 12, y otros que 20. El caso es que, cuenta la leyenda que hubo un grupo que, al ir a balar, les salió un aullido. Recordaron. Recapacitaron. Se instruyeron. Y recordaron a toda la manada quién les cambió la voz y la piel de lobo, por la de cordero. Quién trajo y mantuvo toda aquella ruina, más allá de hadas, trasgos, duendes, ramas o granizo. Y le señalaron. Y fueron a por él en manada...

¡Coño, que duro está el suelo!. De otra, me parto la crisma. Apaga la luz, cariño. Solo me he hecho daño en el corazón. Buenas noches.

S I E M P R E F I E R A S.-

11 comentarios:

vicente s. dijo...

Ojalá, amigo, ojalá eso deje de ser un sueño y se haga realidad pronto.

Anónimo dijo...

una pesadilla diría yo. Aunque no se reconquisto España en un día... ¡¡Lo conseguiremos!!!

David CUERVO75 dijo...

El Hombre-Promesa....todo el sufrimiento que directa e indirectamente nos ha provocado este tipo.....

miguel diaz dijo...

Ni el tiempo, ni los juegos didácticos-malabares van a borrar la historia y la realidad. Siempre Alertas. AUPA ALETI. un abrazo. miguel

apache64 dijo...

Seamos manada, todos los lobos juntos, con ganas de cazar y aullar, podemos echar al descendiente del hombre-promesa, y
a su escudero
AUPA ATLETI. Un abrazo.

dulcino dijo...

estamos en extincion,pero seguimos vivos

cuidaros y cuidemonos,no podemos extinguirnos

saludos y aupa atleti¡¡

Billie dijo...

Hay que ir todos a una. No dejo de leer cosas en los foros y no es el momento de comprobar quién es más del Atleti sino de hacer todo lo que esté en nuestra mano. Toda iniciativa es buena, el que va contra los Gil es de los nuestros. No todo el mundo vale para todo y sí todos valen para algo. No quiero dar "consejitos" pero debéis cohesionaros ahora más que nunca. Ánimo, todos hacemos cuanto podemos, no es poco. Seguimos vivos y aunque no lo parezca cada día somos uno más. Saludos.

JOSÉ I. FERNÁNDEZ dijo...

Siempre es difícil juntar a toda la manada, incluso cuando el Hombre-Promesa está muerto.

Por cierto, COCHISE, comentaste en mi blog en el post del Mejor Extranjero en la Historia del Atleti, pero me gustaría contar con tu VOTO, porque voy a cerrar el recuento.

Tienes un enlace en la parte superior del blog.

Un abrazo!!

arturo dijo...

...este fue uno de los primero que te leí y también uno de mis favoritos de los tuyos...

Siempre Lobos...ojala Manada... de 50000...

Tomi dijo...

¿Qué pacha, tron?

Como siempre, la imaginación al poder, compañero.

Suelo escribir en un foro de fútbol en general, y me mola poner un pie de firma en las gilipolleces que suelo decir. Ya tengo claro el siguiente que voy a poner:

¡SIEMPRE FIERAS!

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Cada vez me sorprende más tu imaginación y la forma de expresarte ¡oh gran Cochise! y que haya en los medios de comunicación personajes que escriban de nuestro Atleti sin tener idea de lo que es el Club, su historia, sus tradiciones, su idiosincracia...
No me refiero sólo a los que nos desprecian, sino a los que presumen de rojiblancos y no ejercen en realidad de tales.
Un fuerte abrazo y a ver si por fin tus sueños se hacen realidad.