De atléticos a indios y colchoneros, pasando por atletistas

"Y usted, no pise ese Escudo..."
Luis, presidente de honor

jueves, 15 de enero de 2009

Duérmete niño (versión nana)

Vicente está de mala hostia. Anoche, acabó de ver el capítulo nº 12 del serial “Sin Copa”, y tuvo el final que más o menos esperaba, pero no por eso le moló una cala. Así es que se acostó tarde, y tirando de espidifen pa intentar paliar el dolor de tomo que le había producido la asamblea de compromisarios de un club que no nombrará aquí. Pero que, en días de niebla, mercé a sus torres recalificas sobre el Madrí de los normandos (que ya no Austrias), parece el mismísimo Mordor. En versión beodo, pues no son las dos torres, sino las cuatro. Razón por la cual, quizás, todo debe resonar el doble en esa caja de música celestial que tiene sede allá por la Castellana. Un club modélico. Histórico. Laureadísimo. Centenario. Y a por todas. La democracia imperial y perfecta, bailándose un pasodoble con ella misma. Arrimaos los ombligos.

Vicente, que aunque sea de otro Club de menos pose y musculito, tiene ojos pa cerrar los párpados y pifas pa inhalar y exhalar el oxígeno que Mordor le pueda dejar, sueña también cuando se soba. Mientras acontece este fenómeno tan paranormal, fuera de las cuatro torres, se pregunta si su Club no es modélico. Histórico. Laureadísimo. Centenario. Si va a por todas. Y, sobre todo, por qué no es una democracia ni imperial ni perfecta, a la que le cuesta dios y ayuda marcarse un chotis, arrimás o no las cebolletas. “Fuimos los de carter, nos pasaron a los de pinoché, y ahora somos los de chávez- debate en sus internos- Estamos en el mismo País, jugamos la misma competición; pero debe de ser como las comunidades autónomas que tenemos: unas son democracias, y otras son dictaduras. Así es que, ajo y agua. Ya podemos hacer el pino sobre la pestaña izquierda, que nunca tendremos un nixon, ni nos corresponde un woodward o bernstein, ni hay gil-gate en millas a la redonda... Ale, buenas noches, jesusito. Acuerdate del Atleti de vez en cuando...”.

Y Vicente, cae en las garras de Morfeo. Decohones, tío abuelo de torrente, sobrino del aristócrata de Brunete y primo tercero del pincha de la calle Orense, cometiendo el capital pecao de no especificar fecha en ese “de vez en cuando” de sus oraciones. “Te vas a cagar”, asevera entre caries el diosecillo de los sueños, en tanto le trinca de la zarpa pa bajarle a los inframundos. Allí, pasa fugazmente por dos añitos en el infierno, con cartel de la señora rusmor y tó. Con la biela del jerezano amputá, y un cementerio de fondo. Hay más caras conocidas. Cientos de peloteros. Docenas de místeres. Árbitros sarasas. Un compostelano con un ojo a la birulé. Una retahíla de mamás en chichi. Yacusis. Yacuzas. Cadenas de oro. Cadenas del váter. Fajos, muchos fajos de billes. Un casino flotante. Doce coches patrulla. Una cabalgata por medio de Madrí. Un funcionario de Alhaurín. Varias mujeres ostentóreas. Uno que se giña en el contrato. Otro que hace de lo que sea con tal de ser contratao. Un administrador en el palco. Otro que llama hijoputa desde el sillón presidencial. Una bajada a Neptuno. Un niño que llora. Un padre que casi. Una bufanda tirá. Otra levantá. Un Estadio en pie. Otro, demolido. Una avalancha de gente. Otra de desilusión. Una vitrina llena. Otra vacía. Un ratero entre rejas. Otro guante blanco entre caviar. Un ángel blanco. Un demonio colorao...

Vicente, despierta sobresaltao. Sudando el alcohol del pelotazo que no sentó como hubiera querido. Miró el reló, color cereza, ganao en una competi de billar. Y se echó las manos a la cabeza:

- ¡Las 12!... ¡¡Del dos mil nueve!!

Se marca un olímpico sin pista pa saltar de la cama y, como alma que lleva la sociedá anónima deportiva, se abalanza sobre el mando de la tele, a ver que decía Mordor aquella mañana. Que tan poco había madrugao. Por las imágenes, se paría un documental sobre el uñero del utillero de la prima filipina que servía en una casa cuya mujer divorciá, se había dao un piquito con un infante de valdebebas. Se piró del tirón al teletexto... Página de economía... Sección política... Sub-sección deportes... ¡Ahí está!...

· ¡¡¡¡¡Nooooooooooooooo!!!!

Ni una puñetera Copa. Ni una Liga. Ni una UEFA. Ni una Intertoto. Ni un madrileño. Ni un “claro, con ganarnos, teneis la temporada hecha...”. El vacío. La nada... Y ya nunca jamás se sentaría en su sitito al lao del Río.Vicente, siguió arrodillao en el suelo. Mientras, en alguna cadena sonaba alguna melodía marcial de cierta dictadura bananera.

“¿Bailas, cariño?”, susurra Morfeo Decohones, mientras resuena la indiferencia de los zombis de Mordor alrededor de la sala. Hay necrófagos de estos, que llevan hasta un Escudo escotao, franfirrojo, prendio de sus solapas. A la vez que ríen, con el anular en perpendicular a sus labios. Delincuentes, cooperadores y cómplices. Todos ríen.

Mientras Vicente, llora.

S I E M P R E D I G N O S.

5 comentarios:

Bocha dijo...

Ya estas agregado a mis links!!

Un saludo

jaime dijo...

que te parece un cambio de links ,
un saludo , espero tu respuesta en atletico-lfp.blogspot.com

Atléti1903 dijo...

Buenas,no pudo haber milagro anoche,pero era más o menos lo que esperaba,un equipo conservador,y con poco acierto goleador,saludos!
www.atleti1903.blogspot.com

apache64 dijo...

Seguiremos soñando tio, soñando en que se vayan y volveran los titulos, y seremos el glorios ode nuevo. coño el despertador a currar. SIN LUCHA NIO HAY VICTORIA.
Un abrazo cochise

Billie dijo...

Nuestro presente es toda una pesadilla, ojalá algún día consigamos despertar. Saludos.