De atléticos a indios y colchoneros, pasando por atletistas

"Y usted, no pise ese Escudo..."
Luis, presidente de honor

lunes, 19 de enero de 2009

El Moribundo

Se me va entre los brazos. Le acaricio el rostro, sangriento, cansado, sudoroso. Casi frío. Labrao a base de los birujis que pasan a través de las dos cicatrices en ángulo que se descuelgan a la verita de los Fondos. Su enorme cuerpo, su cuerpo grande, yace en una esquina con nombre de Virgen marinera y Paseo de tristeza. Apenas respira. Murmulla en idoma cheli, frases incoherentes, producto de la fiebre. Delira. Susurra ligas. Copas. Campeonatos del Mundo. Balones que se juegan con las manos. Urnas. Votos. Almohadillas. Alirones. Hijos perdidos... Le abrazo; le tiro mis labios hacia los suyos para insuflarle aire. Le animo. Como siempre lo he animado. Empero, le cuesta inhalar oxígeno. Por allí, solo circula veneno. Camuflao en el humo. Mucho humo. Sus párpados amagan. Se me muere entre mis propias manos. A hilillos de sangre en Rojo y Blanco. Y miro alrededor, con los ojos tan inyectados en rabia como en agüita de pena. Por aquella calle que pertenece a Madrid, pero es de la España entera, con rincones a modo de callejones en todo el mundo, pasa mucha gente. Cientos de miles. Con sus maletines, sus micros, sus bolígrafos, sus bufandas, sus puestos de pipas, sus latas de cerveza, sus ju-ju, ja-já, sus cámaras de fotos, otras de 35 mm... Mas nadie se para. Miran de soslayo, se presignan a su paso... Hay un tipo que escupe... ¡Por los clavos de Cristo, que alguien me ayude!. Silencio. Indiferencia. Aves de paso. Hasta sus propios hijos, circulan de largo en manada sin ni siquiera verle. Apenas son catorce los que le sostienen. Una mujer, con lágrimas bajo los párpados, se retira en compañía de otro hombre a alumbrar un nuevo Ser... Me pellizco. No, no es un sueño. Es tan real como el tipo alto y de rostro revirao, vestido de traje, que permanece al lado del moribundo. Sujetando billes del monopoly en una zarpa. La que le sale del sobaco donde esconde el pan bajo el brazo. Rebosando talegos de verdá a través de sus bolsillos. Parao. Sonriendo. Con un cuchillo de cocina en la mano. Cuya sangre, apenas deja vislumbrar la hoja. Y al que el gentío, tampoco ve. Ni a él, ni a la sangre.


Epístola nº13. Desde el sanatorio mental de Alcohete.

8 comentarios:

Tomi dijo...

Hazme un hueco, Cosiche, que me voy al tanatorio contigo. Tanto dolor que llevo dentro es sencillamente insoportable.

Tendremos que seguir en la lucha. No nos queda otra, compañero.

Un fuerte abrazo.

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO dijo...

hay que luchar y seguir así, no queda otra. Si bien cada día que pasa se hace más complicado. Un abrazo.

Atléti1903 dijo...

Buenas,hay que luchar,y hay que salir de esta contra marea,pero es así.En Navidades estabamos en Champions y todo bien,y ahora no ganamos a nadie,hay que levantar la cabeza y que mejor que contra el enrachado Málaga,saludos!
www.atleti1903.blogspot.com

CUERVO75 dijo...

Menuda nos ha caído con el del rostro revirao, pensé que no se podría odiar tanto a una persona como yo a este tipo. Abrazos.

Billie dijo...

Realmente fascina el poco duelo que la gente le ha tributado al Calderón. Estaba convencido de que un tema así sería motivo de mucha más controversia y aversión entre los aficionados o incluso la prensa, que va, me equivoqué. Saludos.

dulcino dijo...

pos si,estamos mas jodidos que carracuca...pense que formaba parte de un colectivo(eso de aficion ya me da verguenza hasta decirlo...) medianamente inteligente y que queria a este sentimiento, yo diria que por momentos irreal,...PERO NO...

creo que ya he dicho que yo no velare al finado,y ni mucho menos participare de su entierro...NUNCA...lo sentire en soledad...y las pocas gotas de sangre que pueda aportar para esa megatransfusion que necesita ese tatarabuelo de mas de 100 años,las pondre...

ATLETI...Y ....MUERTE...

la o tambien me parece que colocarla es ...de mal gusto...

un abrazo luismi¡¡¡

JOSÉ I. FERNÁNDEZ dijo...

No vale la pena hacer más sangre con el estadio perdido. No está moribundo, ya está muerto. Creo que hubo su momento para las reivindicaciones y no se juntaron más de 300. El acuerdo ya está finiquitado, la sentencia de muerte firmada…
Creo que a mucha gente sólo le jode porque el nuevo estadio está lejos, a algunos que viven cerca de San Blas incluso les parece bien el cambio…

Por cierto Cochise, te he preguntado una cosilla en mi blog. Perdona mi ignorancia.

Un abrazo!

cochise dijo...

Bueno, solo aclarar que el moribundo no es el Estadio 8que también), sino el propio Atleti. El del cuchillo y el rostro revirao, ha asesinao a los dos. Uno, está visto y el cadáver de cuerpo presente; y el otro, no lo vemos. Como a el homicida.

Un abrazo a todos.