De atléticos a indios y colchoneros, pasando por atletistas

"Y usted, no pise ese Escudo..."
Luis, presidente de honor

lunes, 16 de febrero de 2009

"Los dueños"

De un tiempo a esta parte, es la palabra de moda pa definir a los presidentes o consejeros delegaos de los clubes. Veamos como lo trata la RAE, clarividente en estos temas: “dueño” (del latín dominus) 1. Hombre que tiene dominio o señorío sobre alguien o algo. Quiere decir, que aquellos que pronuncian este término, dan por sentao que el presi es el señor feudal del cortijo. Y de los cortesanos. En la acepción segunda, nos encontramos: “amo de la casa, respecto de sus criados”. ¡Ahívalavirgen!. El hincha viene a ser un fermín cruzao con bautista. Un esclavo, producto de aquellas lejanas guerras Púnicas del 92. Donde se hicieron prisioneros a los soldados, porque los generales elegidos a mano alzada, despilfarraban las soldadas. Cerca de 435.563.783,pi de sextercios. 35.000 millones de pesetas. Casi 211 millones de euros, esparramaos hasta esa del 92. Asín que, se quitan (pa casi todos) los generales por urna; y colocamos los caudillos-dinero_por_castigo. ¿Verdá jesús?. ¿Verdá garcía?. ¿Verdá, políticos ambos de compuestos nombres?. Y a flipar. Por los cojoncillos. Ya en el 2004, en tiempos de “conflictos bélicos”, con estos generales-caciques al frente de las arcas y arcones, cepillaos los soldados de los órganos de gestión, y convertidos en subyugados del ver, oir y callar; se asoman las cuentas de los escribanos: unos no caben ceros de sextercios. Alrededor de 350.000 millones de calillas. Más de 2.100 millones de euros. ¡Coño, con los que ponen el dinero...!

¿Cómo puede sostener usted, especie de Espartaco, que solo es un aficionao?. Indemostrable. Arcaico. Nostálgico. Las hinchadas se han transformao en legiones de esclavos, clientes del producto, que esperan con fruición y resignación los latigazos del amo. O las migajas de su mantel. Tiene su aquél. Media vida peleando por la liberté de Kunta Kinte, y ahora el que se creía abogao, no es más que un algodonero más. Con amo y señor. Lahostia. En esto del deporte y sus leyes, casi estábamos mejor en tiempos del régimen. Podíamos votar a un tipo al que nunca le llamaban, ni se auto-denominaba, “dueño”. Sí, vamos progresando. No se sabe muy bien en qué, pero hay que decirlo. El progreso, como terminología, queda tan molón...

Así es que, como se le infiere el calificativo de “dueños”, todo está legitimao. Pueden fundirse la colección de trofeos, pa hacerse una carroza chapá en plata. Son capaces de cambiar las históricas tierras del “cortijo”, inmueble incluido, con muy poquitas críticas, y una jauría de palmas. Puede pasarse la plantilla entera a nombre de sus otros cortijos, que pa eso es suya. Y por su puesto, es capaz de meterte más de cuatrocientos melones en la saca de los números rojos, mientras se naja ofendido y deja con la tostá a los “esclavos”. Se pira a las Caimán, claro, como buen señor-dueño; sacudiéndose las palmas tras el desfalco. Mientras otros esclavos tienen paralelas de Hacienda, y alguna de barrotes, por escaquear un manojillo de euros... A los “dueños”, no se les investiga, prenda. Se les obedece. Dan igual los antecedentes. La ley les permite, incluso, agarrarse al globalismo chachi con una mano y la alianza de civilizaciones con otra, a través de algún artículo añadido en la ely del deporte que legitima ser el Atleti de Dubai. O el cluz de la Castellana Bis. La ley sobre dueños se lo permite. Como “dueño” modelo, no se le rechista. Y tiene bula pa llamar hijoputa a cualquier “cliente” que se le arrime a cantarles las cuarenta. Derechos, todos; deberes... Los que hagan sus dulces hijitos por las noches. Un “dueño”, un “señor feudal”, como primera providencia, hace lo que le sale los huevos con “su” patrimonio. Se suele servir de avales de otro rancho que nunca se ejecutan, pa entrar en nuevas propiedades. A yelmo y espada, cual Pizarro, coloniza “empresas” que dan pérdidas. Nos los ha mandao el Señor, vestiditos de arcángeles, pa que nos pongan el dinero. Sí, esa ancestral costumbre entre empresarios y ricachones. El que deja de pagar a sus mesnadas, acogido en su seno por la virgencita de las Quiebras Concursales. Pobrecillo, parece decir, en tanto los soldaos se mueren de hambre o cobran pa comer en coches invendibles. Mientras clavan sus rodillas frente a los palcos, implorando el pan y la sal. Es todo un depredador. Conquistando, heredando o birlando, da igual. Los aficionaos, que no ponen la pasta y se cuelan por miles y miles en los estadios, mientras choran las camisetas estallando los escaparates de las tiendas; compinchaos con otros que piratean las señales de la tele, a pachas con aquellos que se niegan a consumir a los “partners” de “lamarca”; son los culpables históricos de este choteo monetario. Los que han hecho que el Fútbol sea deficitario. Cabronazos. Putas y yonquis. Bastante poco castigo tienen. Necesitan mano dura. Pastores entre los borreguitos. Unos “dueños”. El pendón de la SAD. Los señores feudales. Supongo, que pa ejercer el derecho de pernada, tengan más problemillas. Aunque si se está dispuesto a poner el culo propio, existen serias dudas si se sería capaz de proteger el ajeno...

A falta de algún jurista que ponga los puntos sobre las íes, los “dueños” nos dominan en plena “democracia”. Es una nomenclatura común al uso, no solo entre los interesaos en autodenominarse “dueños”, o los palmeros de los escribas que no sé que intereses tendrán, pero les hacen la ola en la definición; también se dá de largo entre los propios enculaos. Perdón, esclavos. Digo, sirvientes. Joder, quería decir “clientes”... O aficionaos, que no me salía la palabreja... Una suposición, es que en estas épocas de descomposición de la EGB, la Historia como que es algo subjetivo, prostituido y arcaico. Y de ahí que quizás haya prendío entre las masas el pensamiento de que ocho o nueve décadas de así, no se pueden poner encima de la “progresista” poco más de una década asá. Lo que ha tocao vivir a muchos. La parte por el todo. El Alieti por el Atleti. Y rezar pa que los “dueños”, desde su omnipotente condición, no ordenen a los “sirvientes” que limpien la hacienda. Antes de que Hacienda nos limpie. Que se forme un harén con las hembras-siervo. Se pongan unas carguitas de trilita bajo los cimientos de la Mansión. Azoten nuestras pecadoras y frágiles carnes, mediante latigazo a lo Indiana, o ramazo a lo marca “rusmor”, si pretendemos huir de la plantación. Nos pongan a recoger algodón pa saldar la deuda que nosotros, los “clientes”, generamos. Por no poner el dinero.

Bueno, ya saben. Nos lo dicen los gurús de la información, en coalición con la RAE: somos “sirvientes”. Quizás esclavos. Pues no hay “dueño” que se precie, que no los lleve en sus alforjas. Desde Julio César a mario conde. Grandes “dueños”.

“MAGIL, ENCULATIS TE SALVTAM”

Un peineta pa’l personal palmero. Dueño, tendrá la peluqueria de la esquina pero, ¿un Club centenario, apoyado por cientos de miles de seguidores?. ¡Anda ya!. Que se compren un perro, si quieren ser dueños de alguien. Y les deja.

S I E M P R E H I N C H A S.

6 comentarios:

Billie dijo...

Además de la apropiación indebida, estafa y otras pequeñeces habría mucho que decir a eso de los "dueños". ¿Cuánto dinero tienen en acciones? ¿30 millones de euros? puede que ni llegue pero eso les da derecho a manejar un patrimonio de 300, ¿tiene eso alguna lógica? Saludos.

fernando dijo...

son los dueños en la caradura, la trampa y la mentira. un abrazo.

Arturo dijo...

NoQuieroUnDueñoDeEstos.coN...

YoQuieroUnoDeLosOtros.EX/aunquesea...

FUERA DELINCUENTES DEL ATLEI!!!

Saludos a tod@s...

pablo dijo...

Si no te quejas porque no te quejas, y si lo haces aparecen los agentes del orden a sofocar la "gran revuelta" del díscolo cliente. Da que pensar, como tantas y tantas cosas a lo largo del gilifato... que no nos pase ná.

Saludos.

apache64 dijo...

Los dueños legales, que no legitimos caeran, como cayeron muchos dictadores y señores feudales, los esclavos estamos depertando poco a poco. Las plantaciones se revelan, empieza la guerra civil, de momento gana el poderoso, ya veremos al final.
Me ha gustado mucho tu escrito, gracias cochise.
Un saludo para todos.

Anónimo dijo...

NUNCA ESCLAVOS JORGE!!!
Son dueños de la prensa vendida...nada más.
El sentimiento nunca tendrá dueños...