De atléticos a indios y colchoneros, pasando por atletistas

"Y usted, no pise ese Escudo..."
Luis, presidente de honor

viernes, 13 de febrero de 2009

Matrix

Morfeo de Pelotas, ha dao con él. Vive en una casa con tejado, rodeado de periódicos y líneas editorales. De transistores y parabólicas. Con sus dos orejas, y su rabo. Y una puñalá trapera abierta sobre la nuca. Nunca digas nuca, jamás. Por su boquete, se cuela la información del siglo XXI, como los aficionaos a los estadios. Sin pagar. Sin poner el dinero. Por tó el morro. Y de sus vértebras superiores, el conocimiento supremo se bifurca hacia el cerebro y su alma. Todo está perfecto. Bajo control. Alicia hará la colada mañana en su país de maravillas, mientras Aldous Huxley sigue escribiendo en renglones derechos la Historia del Clan del 1903. El sitio donde vive Neo Fito, es muy tranquilo. Allí, Sid Vicious, no se comería nada.

Hasta aquella mañana en que Trini, la Despeiná, entra a saco escaleras arriba. Lupas calás. Armada de un 12 sentencias para-ellus. Marca TS. Arremangá hasta el sudor de los sobacos. Despeinaos, también. Patá a la puerta, a lo corcuera, y a trincar al prenda por los bíceps subdesarrollaos de tanto aporrear teclados. Hay que sacarlo. Sin más gaitas. Ya están aquí. Vienen del mismo modo enlupaos. Vestidos de negro prescripción. Clap-clap-clap... Sus pasos retumban sobre el hueco de la escalera. De color. Son los que llevan ganando al póker desde esos lejanos ’87. Los de las cartas marcadas. La guardia de corps de los del dinero. Los que no parieron hijas de las esquinas, ni hijos de limón y cuchara. ¡Ya están aquí, joder!

Neo Fito, lo flipa. Jalando a toda leche de peldaño en peldaño. Escoltao por una desgreñá, que jamás llegará a Blancanieves. Ni por pedrea. ¡Bang, bang!. Las balas silban a través de los auriculares, donde el Tío del Acordeón anuncia el penúltimo fichaje mega estelar. Los de negro, tiran a dar. Cabronazos. Y la Trini, tiene que ocuparse con carácter de urgencia de uno de ellos. Le ha metido una bala del calibre 12 años sin títulos entre ceja y ceja. Ese, no se levantará más... Al segundo, le ha bastao con dejarle una mina explosiva con 450 kilos de deuda, adosada a un chalé adosao.“¿¡Por qué van de negro!?”, grita el tipo, mientras se najabela de la movida. “Son pretorianos. Gente que ha mamao Matrix, desde las primeras lentejas”, contesta la chica en tanto doblan el Paseo donde se esparraman muchos individuos sumidos en la Melancolía.

El tipo al que le ha conducido, es feo de pelotas. Alopécico perdío. Aunque podría haber sido un patilludo, y a Neo Fito le hubiera causao la misma impresión. De serenidá. De haberse curtido tras su camiseta del año de la tana, veteada en Rayas. Sus tirantes de la guerra. Y su tres cuartos recortao en piel, que le gana casi los tobillos. También es negro el gabán. No fuma. Pero quizás si vaya con mujeres...

- Así que tú eres Neo Fito- exclama, en tanto deja caer su mirada presa de unas bipolares a lo Lennon, a través de una ventana.

- Sí... ¿cómo sabeis mi nombre?

El tipo de la chupa larga, está mirando tras los cristales. Parece distraído en las máquinas que percuten contra un Coliseo fabricado en sentimiento y acero. Las antiparras, esconden la humedad de sus ojos. El silencio, invade aquél cubículo de proscritos. Ha caído uno de los Fondos. La cortina de humo y polvo que se eleva, en forma de brazo alzado buscando la justicia del cielo, lo delata. Y el olor a bufanda. El intenso olor a bufanda de ganchillo requemá.

- Solo podemos acceder a muy pocos- contesta por fin- Tú eres uno de ellos.

- ¿Yo?

- Díselo, Morfeo- espeta la voz de la Trini, desde el fondo de la sala.

El tipo al que llaman Morfeo, se coge el mentón. Abrazado a su índice, sobresale un anillo descomunal, tallado sobre colorao, que moldea un Escudo escotao jalonado de barras. A Neo Fito, le recuerda vagamente a alguien. O a algo... Una pantalla de TSJ, se ha encendido en la vertical de la pared. A través de su iridiscencia, caen una catarata de caracteres móviles en verde chillón. Neo Fito, ha cazao alguno al vuelo. Palabras solas o engarzadas, sin ningún sentido, del tipo “Intercontinental”, “orgullo”, “Metropolitano”, “cantera”, “Villa de Madrid”, “Balonmano”, “¡aupa Atleti!”, “Calderón”, “socios”... “por un Atleti digno”... No le dicen demasiao, pero percuten con insistencia sobre su cerebro. A tanto, que comienza a levantársele un dolor bestial de nuca. Allá, donde vive la puñalá. Donde tiene conexión vía Intranet con Matrix. O el alieti, como le llaman algunos coloquialmente.

Chu bi continuez.

Creo.

4 comentarios:

Arturo dijo...

GRANDISIMO,te lo lei en la vida en rojiblanco y me quede sin palabras...

huyamos de Matrix ,entremos en Matrix...esperemos a los de Matrix,vallamos a buscar a los de Matrix...
de momento no me comere ninguna de las pirulas...mejor me are uno mañanero...paaa asimilar lo de las "asilas despeinaaas",jajajajaaa me parto la poya,que canalla...

sea como fuere...SIEMPRE DE FRENTE-ATLETICO O NO,pero de frente,paaa mi eso en estos tiempos de mentiras en red y heroes de pastel no tieee precio...
Gracias Lobo,que tengas una gran semana,que curres poco y ganes mucho...

Arturo dijo...

lo de heroes de pastel,que nadie lo tome como personal,va por ciertos "periodistas y demas"...que ultimamente algunos se dan por aludidos constantemente-me-consta,perdon por volver a perturbar,no mast-urbar...la paz de esta sagrada cueva, llamada Osera y que habita un Lobo,esque asi se lia cualquiera...me voy paaaa Matrix,que estais de REmatrix...

aaaahaaa grandisimo Brochazo,como siempre,y encima en 16:9,como les gusta a los de matrix... y a mi...

eeenga ya no doy mas la barila, o si??'...

cochise dijo...

Lobos... Ahora en los Montes de León, pero "gatos" en su alumbramineto.
Es la hora de los lobos. A los que no les puedes acariciar mientras pisas.
El Atleti, es un Club "lobo" por definición. Honremosle.

Un abrazazo de esos que te pegas, Mamón.

CUERVO75 dijo...

Dueños de lo ajeno, o de su casa, panda de gentuza. Por fin puedo volver a entrar en la osera, mardito ordenadorrrrr. Abrazos a todos.